domingo, 13 de noviembre de 2011

Matar a un Ruiseñor.

Supongo que todos tendréis un  libro o una película a la que volvéis una y otra vez, y  sin embargo,  gozáis releyendo ese libro o viendo esa película, una y otra vez  Eso me ocurre a mí con "Matar a un Ruiseñor" (To Kill a Mockingbird).
Quizás os suena más la película que el libro, pero yo hoy voy a hablar del libro. Es una novela dirigida a todos los públicos y creo que es ahí donde radica su éxito. Scout Finch, una niña de unos siete u ocho años,  nos relata su  vida  en un pueblecito de Alabama llamado Maycomb, al sur,  más sur de los Estados Unidos, y a través de sus descripciones y narraciones encontramos  muy marcada la diferencia de dos comunidades totalmente distintas: negros y blancos. Allí es donde Scout, pasa su infancia, junto su padre, el honrado abogado Atticus Finch, su hermano Jem, su cuidadora negra  Calpurnia y su itinerante amigo Dill. Scout nos relata de una forma superficial, en primera línea lo que ocurre en el pueblo. Nos lo cuenta  sólo como lo puede ver una niña de unos ocho años, sin  prejuicios... la vida tal cual es: las aventuras con Jem y Dill, sus travesuras, su vida en la escuela.. A través de ella conocemos a los otros vecinos del pueblo como la alegre Miss Maudie, el sombrío y misterioso Boo Radley, la impertinente Mrs Dubose. Sin embargo, bajo este idílico panorama, en donde parece que todo transcurre con una calma placidez, se presentan una serie de problemas que tanto a Scout como a su hermano Jem, los hace madurar de golpe, y asimismo traerá una pequeña revolución al diminuto microcosmos de Maycomb. Un choque entre las dos comunidades: un trabajador negro es acusado por una chica blanca de violación y este hecho es comparable a la irrupción de un gigantesco huracán en medio de la tranquila Maycomb.
Ante este suceso, los distintos habitantes de esta pequeña aldea, toman posiciones ante el desenlace que va a producirse y gracias al cual Scout y su hermano van a aprender como las personas no son como parecen.
Me gustaría destacar dos personajes, que seguro a vosotros tampoco os pasaran  desapercibidos. En primer lugar querría que os fijarais en Atticus Finch. Es el prototipo del abogado honesto y heroico, que aún sabiendo que tiene la comunidad blanca en contra,  va a defender la vida de  un hombre honrado  que está siendo juzgado injustamente por un crimen que no cometió.No le importa el que dirán,  mostrando así su fortaleza y valentía cuando sabe que todo el asunto le traerá problemas, sin embargo no se puede comportar de otra manera ya que su corazón y su conciencia sólo le indican un camino a seguir.
El segundo personaje es Boo Radley,  taciturno e imprevisible, vecino de los Finch, que será el catalizador para que Jem y Scout cambien su comportamiento radicalmente al final de la novela.
"Matar a un Ruiseñor" es una deliciosa novela que nos va a dejar indiferentes. Es un placer perderse por sus páginas, y  leer a la pequeña Jem expresarse con una frescura cómo solo una niña sabe hacer. Las escenas de la escuela son memorables y seguro que os arrancarán una sonrisa.
Harper Lee, su autora y ahora ya octogenaria, con ésta única obra, nos ha presentado la inocencia, la verdad  del mundo de la  infancia y como los adultos pueden irrumpir en este mundo y cambiarlo para siempre.